Back to top
20.10.2017

Actualización de las actividades de MSF en Bangladesh

En respuesta a la crisis humanitaria que se despliega en el distrito de Cox’s Bazar, Bangladesh, hemos incrementando enormemente nuestras operaciones en el país.

Los rohingyas recolectan postes de bambú para construir sus viviendas y lavan sus ropas en el río. Desde el 25 de agosto, unos 507.000 rohingyas han buscado refugio en Bangladesh. © Antonio Faccilongo
-A A +A
En respuesta a la crisis humanitaria que se despliega en el distrito de Cox’s Bazar, Bangladesh, Médicos Sin Fronteras (MSF) ha incrementado enormemente sus operaciones en el país. Sigue la afluencia de más de 582.000 refugiados rohingya desde el 25 de agosto, después de que se reactivara la violencia en el estado de Rakhine, Myanmar. 
 
En casi dos meses, MSF ha tratado más de 30.000 pacientes en el área de Cox’s Bazar, efectivamente cinco veces más personas de las que buscaron tratamiento en las instalaciones médicas de MSF, durante el mismo periodo del año pasado. 
 
“Nos preocupa que si la respuesta a esta crisis no aumenta para satisfacer la gran demanda de refugio, agua potable, atención médica y comida, entonces se avecine el riesgo de brotes y enfermedades. Con ello, una emergencia de salud pública”, dijo Robert Onus, coordinador de emergencias de MSF. La organización ha contratado a 800 empleados adicionales, con lo que el número total del personal sobre el terreno en Cox’s Bazar está alrededor de 200 a 1,000 personas.
 
MSF ha expandido rápidamente su capacidad hospitalaria en sus instalaciones médicas de Kutupalong de 50 a 70 camas, con nuevas salas y capacidad de aislamiento para enfermedades infecciosas. El centro de salud para pacientes hospitalizados, que funciona desde 2009, proporciona servicios básicos de atención primaria y secundaria, y es el más grande de MSF en Cox’s Bazar. 
   
Se está construyendo una segunda instalación para pacientes internos en Balukhali y se espera que abra en los próximos días, con un enfoque en la salud de las madres y los niños. También se planea abrir otras dos instalaciones en la región, para atender el incremento de la demanda de atención médica secundaria. Además, ya se han establecido puestos de salud adicionales y clínicas móviles, para satisfacer la creciente necesidad de atención primaria de salud en Kutupalong, Balukhali, Mainnerghona, Jamtoli, Unchiparang y a lo largo de los puntos de entrada en la frontera.
 
“Fuera de la respuesta médica, mejorar el agua y el saneamiento es una parte integral de nuestros intentos por prevenir la propagación de enfermedades”, dijo el coordinador Onus. “Con una población tan grande, el acceso a agua y saneamiento es crucial, y cómo el número de personas que huyen sigue aumentando, este trabajo continuará hasta diciembre”. 
 
MSF ha construido 200 letrinas, 34 pozos y un sistema de abastecimiento de agua por gravedad, mientras transporta diariamente un promedio de 100m3 de agua a los asentamientos de la instalación médica de MSF en Kutupalong. Desde ahora y hasta final del año se construirán 100 pozos profundos, 300 pozos poco profundos y 1.000 letrinas en los campos improvisados de Balukhali y Kutupalong. 
 
“Dado el tamaño de la población (Kutapalong/Balukhali) se requieren al menos 8,000 letrinas para ayudar a detener la propagación de enfermedades, debido a los deficientes servicios de saneamiento e higiene", dijo el coordinador Onus. "Pero con una población de más de 582.000 refugiados, además de los 200.000 que llegaron anteriormente, quedan enormes vacíos en servicios e infraestructura", agregó Onus.