Back to top
25.09.2019

Las cuatro barreras que enfrentan las colombianas para acceder a un aborto seguro

Aunque desde hace más de 10 años el aborto está despenalizado en el país, la realidad es que aún persisten múltiples barreras para acceder a este derecho. Publicamos el informe 'Aborto no seguro, mujeres en riesgo', a partir de datos obtenidos durante nuestro trabajo.

Gisela Díaz vive en un barrio de Buenaventura y es víctima de desplazamiento forzado y violencia sexual.
-A A +A

En Médicos Sin Fronteras proveemos Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) en todos nuestros proyectos en Colombia (en Buenaventura, Nariño, Arauca y Norte de Santander).

Por el Día Internacional para el Acceso al Aborto Seguro que se conmemora el 28 de septiembre, publicamos el informe 'Aborto no seguro, mujeres en riesgo' a partir de datos obtenidos durante nuestro trabajo en varios lugares del país, y que muestran que las mujeres siguen enfrentándose a múltiples barreras de acceso a la IVE, tanto sociales como en el propio sector de la salud.

El informe detalla que el 88% de las pacientes que hemos atendido en 2017 y 2018 (428 en total) enfrentó algunas de las siguientes barreras:

1. Piensan que cometen un delito

El 47% desconocían que podían acceder a una interrupción libre y segura y creían que estaba tipificado como delito.

2. Rechazo social 

Un 5% habían sufrido rechazo social o en su entorno cercano.

3. Diferencias socio-económicas

Las mujeres son más vulnerables si tienen un bajo nivel educativo o si residen en zonas rurales distantes, ya que esto no solo implica largos desplazamientos, sino también gastos adicionales difíciles de asumir.

De las 143 mujeres que derivamos a otras instituciones, 103 (70%) se vieron obligadas a trasladarse a ciudades como Cali, Medellín, Pasto o Villavicencio para acceder a la IVE.

4. Objeción de conciencia, estigma y desconocimiento

A un 27% de las mujeres que acudieron a MSF se les había negado antes el acceso a un aborto seguro en otras estructuras de salud.

Se vieron expuestas a situaciones de maltrato, prejuicios, ruptura de la confidencialidad, desinformación sobre el marco legal o tergiversación del mismo, desconocimiento de los procedimientos y protocolos, objeción de conciencia personal e institucional, trabas y demoras múltiples y fallos del sistema debidos a déficits de formación del personal o a la falta de insumos y medicamentos.

El aborto no seguro es una emergencia médica

Cuando una mujer o niña está decidida a terminar su embarazo, generalmente lo hará, independientemente de la seguridad y legalidad del procedimiento.

Si no dispone de servicios de aborto seguro, es probable que arriesgue su vida con un aborto por cualquier medio, siendo las formas más comunes consultar a alguien no cualificado o intentarlo por sí misma.

Muchos de estos métodos ni siquiera son efectivos, pero pueden dejar un daño duradero. El aborto no seguro es una de las cinco principales causas de mortalidad materna en todo el mundo y la única que se puede prevenir por completo.

Por nuestra experiencia de trabajo en el país, en este nuevo informe, hacemos un llamamiento a las instituciones de salud para revertir la situación actual y:

- Prevenir los embarazos no deseados

Incrementando y simplificando el acceso a servicios eficientes de planificación familiar, con énfasis en la población adolescente, en situación de pobreza o de entorno rural.

- Prevenir las muertes y secuelas debidas a abortos no seguros

Asegurando la disponibilidad y el acceso de todas las mujeres que lo requieran a servicios integrales de aborto seguro.

- Fortalecer los servicios de promoción y prevención de la salud

Incorporando de forma transparente los derechos de mujeres y niñas en relación a la interrupción voluntaria del embarazo.

El informe completo 'Aborto no seguro, mujeres en riesgo', aquí.