Back to top
12.01.2015

La atención médica no es una prioridad en la reconstrucción de Haití

Cinco años después del terremoto devastador que sacudió a Haití, MSF continúa presente en el país. Oliver Schulz, coordinador general de MSF en Haití explica cuál es la situación en general y las tareas que MSF sigue realizando.

-A A +A

 

Cinco años después del terremoto ¿cuál es la situación médica y humanitaria en Haití?

Antes de cualquier tipo de evaluación sobre la situación actual, debemos recordar que el 12 de enero de 2010, en un instante, se destruyó el 60% de un sistema de salud que ya era disfuncional. Además, el 10% del personal médico de Haití falleció o abandonó el país. Fue sencillamente catastrófico. MSF tuvo que reubicar servicios en otras instalaciones, construir hospitales en contenedores, trabajar dentro de refugios temporales e incluso instalar un hospital hinchable. Ya habíamos tenido presencia en Haití desde hacía 19 años, llenando brechas preexistentes en la atención médica; sabíamos que la mayoría de los sistemas de salud tendrían problemas al enfrentar un evento catastrófico como éste, y en este caso, más con las carencias que tenía en circunstancias normales.

La inmensa mayoría de haitianos aún tienen dificultades para acceder a la atención médica que necesitan. Por ejemplo, el HUEH (Hôpital de l’Université d’Etat d’Haiti), el único hospital público que ofrece atención quirúrgica ortopédica en el país, aún no ha sido completamente rehabilitado, por lo que no puede operar a su capacidad total. Además, aunque se ha gastado dinero en construir hospitales, muchos de ellos, como el que se construyó en Carrefour, se erigen como cascarones vacíos por una planificación inadecuada que no asegura tener personal debidamente capacitado, medicamentos suficientes, dinero, mantenimiento, ni el material médico necesario para hacerlos operativos.  

 

¿El dinero de los donantes internacionales ha mejorado la situación?

Aunque se ha logrado un progreso, no estamos en condiciones de realizar un seguimiento de los resultados de la enorme afluencia de fondos de los donantes en el país tras el terremoto. Queda claro, sin embargo, que la enorme afluencia de dinero tras el terremoto, en un esfuerzo por una mejor reconstrucción de Haití, no ha priorizado la atención médica. En parte, debido a la presencia de otros actores y del esfuerzo de reconstrucción, es cierto que MSF ha tenido una transición, que se aleja de las actividades operativas directamente asociadas con la respuesta al terremoto. Pero aún nos encontramos llenando vacíos significativos en el sistema de atención médica de Haití, vacíos que tal vez no estarían presentes si algunos de estos proyectos de reconstrucción se hubiesen planeado mejor.

 

¿Cuáles son las prioridades de MSF en Haití?

MSF continúa administrando cuatro hospitales en el área afectada por el terremoto en Puerto Príncipe y Léogâne, proporcionando atención traumatológica de emergencia y atención obstétrica, atención médica neonatal de emergencia, y tratamiento de quemaduras graves. A pesar de la violencia urbana generalizada, los frecuentes accidentes de tráfico y un dramático incremento en la cifra de muertes por trauma de aproximadamente 1 por 20.000, en 2002 hasta casi 1 por 10.000 en 2012, los servicios de traumatología son prácticamente inexistentes. En 2014, sólo en el hospital de Tabarre, MSF trató 1.325 casos de traumatismos violentos y casi 6.500 casos de traumatismo accidental, realizando en promedio 130 intervenciones quirúrgicas cada mes. A pesar del alto riesgo de quemaduras, a consecuencia de las condiciones precarias de vida y de que las familias viven en una sola habitación, MSF opera la única unidad de quemados importante en el país.

Más allá de estas actividades, hasta el momento en que la Secretaría de Salud de Haití pueda hacerse cargo, la otra prioridad importante continúa siendo el cólera. Cuatro años después de la reaparición de la enfermedad en el país, después de una ausencia de 150 años, la respuesta ante esta emergencia continúa siendo inadecuada.

El gobierno de Haití y sus socios donantes deben entender claramente que los brotes de cólera continuarán, por lo menos a medio plazo. A pesar de esto, durante un brote de septiembre a diciembre de 2014, el sistema de respuesta pronto se estancó debido a que el financiamiento no se liberó con la suficiente rapidez. MSF otra vez tuvo que intervenir e instalar sus propios centros de tratamiento de cólera, así como proveer apoyo financiero a la Secretaría de Salud para atender a los pacientes. En general, el año pasado MSF atendió a más de 5.600 pacientes con síntomas de cólera, más de la mitad de los cuales llegaron en un solo pico de mediados de octubre a mediados de noviembre.

No hay un sistema adecuado establecido para proveer atención de urgencia, a pesar de la existencia de un Plan Nacional para la Eliminación del Cólera. Las autoridades haitianas, en colaboración con sus socios internacionales, deben activar una respuesta ante la emergencia y rápidamente integrar el manejo de casos de cólera en sus estructuras de salud.

 

¿Qué más es necesario hacer en Haití?

La atención médica debe ser una prioridad mucho mayor de lo que es actualmente para las autoridades y sus socios internacionales. El presupuesto para salud es bajo y, en general, estamos viendo una transición que se aleja de una respuesta basada en la emergencia humanitaria y se dirige hacia una basada en el desarrollo. Aunque esto es crucial para reconstruir un sistema de atención médica adecuado y funcional, no debe lograrse a expensas de la capacidad para responder ante las emergencias en el presente. Los mecanismos de financiamiento deben ser capaces de liberar dinero de manera oportuna en situaciones de emergencia, como en el caso de los brotes de cólera. Además, necesitamos una planificación más coherente de parte de las personas involucradas en el esfuerzo de reconstrucción para no tener situaciones en que se construyen hospitales sin haber pensado bien cómo proveer el personal, la financiación y los suministros para que realmente puedan funcionar, como ha sucedido con algunas instalaciones hasta el momento.

 

 

Durante los diez meses siguientes al devastador terremoto de 2010 en Haití, MSF atendió a 360.000 pacientes, realizado más de 15.000 cirugías y distribuido más de 50.000 tiendas y medio millón de litros de agua por día.

 

MSF actualmente administra cuatro hospitales que proveen atención traumatológica de emergencia, atención obstétrica y neonatal y tratamiento de quemaduras graves, además ha tratado a más de 204.000 víctimas de cólera desde 2010, con una tasa de mortalidad de menos del uno por ciento

MSF trabaja en Haití desde 1991.

Comentarios