Back to top
19.12.2018

Los desplazados de Irak no ven esperanza en el futuro

Los iraquíes que huyeron del control del grupo Estado Islámico y de los bombardeos de la coalición liderada por Estados Unidos, a pesar de que los conflictos hayan finalizado en sus ciudades, ya han perdido la esperanza en el futuro.

-A A +A

Su historia es un testimonio de que, aunque parece que el Estado Islámico fue derrotado militarmente, la paz y la prosperidad siguen siendo un sueño lejano para muchos iraquíes.

Mohammad y Umm Abdel Rahman, su esposa, celebraron la derrota del Estado Islámico en Al-Qaim, su ciudad natal, en noviembre de 2017. Pero más de un año después, ellos y sus tres hijos siguen viviendo en un contenedor dentro de un campo para personas desplazadas en Amriyat al-Falluja, en el centro de Irak. A cientos de kilómetros de distancia de casa, dependen completamente de la ayuda para sobrevivir y han perdido la esperanza de regresar a casa.

irak_desplazados_msb20459.jpg

El viaje de esta familia comenzó hace tres años. "El bombardeo y los tiroteos en Al-Qaim, mi ciudad, nos hicieron huir hacia Bagdad en septiembre de 2015. Huimos de la ciudad como familia, junto con mi madre, mi hermano, su esposa y sus dos hijas", dijo Mohammad, de 40 años.

Plagados por el sectarismo y la pobreza, no podían quedarse en Bagdad. Así que volvieron a movilizarse, esta vez hacia Erbil, la capital de la gobernación Kurdistán. Allí, Mohammad encontró trabajo, pero no le pagaban lo suficiente para satisfacer las necesidades de su familia.

Desde finales de 2017, viven en el campo de Amriyat al-Falluja, hogar de un mar de tiendas de campaña y contenedores en medio de un paisaje desolado de arena y un calor abrasador.

Una ciudad de fantasmas        

La familia es indigente y depende completamente de la caridad para sobrevivir. Mientras permanezcan aquí, hay pocas esperanzas de que su situación cambie. Pero las cosas no son mejores en su ciudad natal, Al-Qaim, que ahora es una "ciudad de fantasmas", según Mohammad.

"Ahora vivimos aquí, en este desierto, sin esperanza de poder ir hacia un lugar mejor”,agrega.

Umm Abdel Rahman, la esposa de Modammed, se siente igual de abatida. Cuando la familia vio en la televisión que el Estado Islámico había sido expulsado de Al-Qaim, "sentimos un profundo deseo de regresar a casa", dijo. "Llamé a mi familia allí para organizar nuestro regreso, pero dijeron que la situación era miserable: quienes antes eran ricos ahora eran pobres y solo los funcionarios públicos podían sobrevivir. De lo contrario, tienes que vivir de la caridad".

campo_de_desplazados_msb20468.jpg

"Ya no pienso en volver a Al-Qaim", continuó. "Quiero irme de Irak. Hemos soportado mucho: miseriahorror pobreza. Nos preguntamos, '¿De qué se supone que debemos vivir?' Vivimos en un tráiler aquí en el campo y recibimos algo de ayuda. Pero eso apenas nos ayuda a vivir durante 10 días. Y aún así, es mejor que vivir en Al-Qaim ".

Otros, como Nadama, una madre de 70 años con cuatro hijos discapacitados, también huyeron de Al-Qaim a Amriyat al-Falluja y dependen de la ayuda para sobrevivir. Nadama y sus hijos perdieron su hogar en un ataque aéreo.

desplazados_irak_msb20474.jpg

Estoy viviendo un infierno aquí con mis cuatro hijos discapacitados. Todos nacieron con discapacidades congénitas, y he intentado cuidarlos desde que mi esposo murió de insuficiencia renal en 2004. Fue durante la invasión de Irak, liderada por Estados Unidos, cuando había una grave escasez de servicios médicos,” dice Nadama.

Su hijo Marwan, de 25 años, no sueña con nada más que una silla de ruedas eléctrica para poder moverse libremente por el campo. "Eso es todo lo que quiero del mundo", dice.

 Al igual que muchas otras personas desplazadas, Nadama está completamente agotada y enfurecida por la angustia cotidiana que ella y su familia enfrentan. "No tenemos nada. Soy una anciana enferma. Los alimento y los baño. No recibo ninguna ayuda y no sé cuánto tiempo tendremos que pasar en este campamento del desierto. Estoy cansada todo el tiempo y a veces me siento tan enojada que quiero explotar”, dice. 

 Ansiedad, angustia, depresión

El doctor Amer Jasem de Médicos Sin Fronteras (MSF), un psiquiatra que trabaja en el campo, dice que muchos de los desplazados ya padecían problemas fisiológicos y psicológicos cuando llegaron a Amriyat al-Faluya.

msb20476.jpg

"MSF comenzó a ayudar a los necesitados directamente al proporcionarles medicamentos y psicoterapia", dice. "Los niños y adolescentes son los más vulnerables en estas circunstancias, y muchos de ellos tienen discapacidades de aprendizaje, dificultades del habla, neurosis y comportamiento agresivo provocados por los horrores que han sobrevivido", explica Jasem.

"Muchos de los desplazados, independientemente de su edad o circunstancias, padecen trastornos del sueño y ansiedad", agrega.

En las provincias de Nínive y Kurdistán, en el norte de Irak, unas 30.000 personas viven entre las filas de tiendas de campaña blancas y azules en campos diferentes. Su experiencia es similar a la de las personas desplazadas que viven en otros lugares del norte y centro de Irak.

"La depresión puede aparecer más tarde", explica el doctor Wissam, un psiquiatra de MSF que trabaja en la clínica de MSF en el campo de Hasan Sham U2, a medio camino entre el antiguo bastión del Estado Islámico, Mosul, y Erbil.

irak_msb20461.jpg

"Para empezar, una persona puede sufrir de ansiedad y angustia, seguidas de depresión", continúa. “Las personas aquí están en modo de supervivencia. Pero a medida que pasa el tiempo, los niveles de estrés aumentan. Las dificultades económicas y la ansiedad por el futuro pueden llevar a la depresión".

Al igual que las familias de Al-Qaim, muchos nativos de Mosul se alegraron al saber que el Estado Islámico había sido expulsado de su antigua ciudad a mediados de 2017. Entre los que viven en el campo, muchos empacaron sus maletas y se dirigieron a casa.

 Miedo a las represalias

Pero algunos creyeron que podían simplemente continuar su vida donde la habían dejado después de que el grupo armado tomara el control cargo, y terminaron regresando al campo.

“En Mosul no había electricidad. La gente no podía encontrar trabajo y no tenían dinero para alquilar una casa. Para algunos, al final del día, la vida es más fácil en los campos. Por eso eligieron regresar. Otras familias optan por quedarse en los campos por razones de seguridad ", explica el doctor Omar, también psiquiatra de MSF.

Después de años de violencia, la desconfianza sigue siendo un sentimiento generalizado en Irak, y las personas como Ali Manahel pagan el precio.

Él, su esposa y sus cuatro hijos viven en el campo de Khazer, ubicado también en la carretera que une a Mosul con Erbil. Con sus hijos reunidos alrededor, él cuenta la historia de los seis meses y 13 días que pasó en una celda de la prisión del Estado Islámico.

msf250464.jpg

"Fui torturado por el Estado Islámico. Utilizaron varios métodos, incluyendo la electricidad ",dice. Uno de sus hijos escucha, sentado en su regazo, mientras una de sus hijas yace en el suelo. “Me ataron los brazos y uno de mis hombros todavía me duele. Fui arrestado porque era un sargento de policía. Me exigieron el rescate de mi familia. Tuvimos que pagarles $ 20.000, seguidos por otros $ 2.000 para asegurar mi liberación ", dice.

Esta familia no planea regresar a su hogar en Sinjar, una ciudad al oeste de Mosul que se ha convertido en sinónimo de la masacre de Yazidís a manos del Estado Islámico. "Han habido represalias por parte de los yazidís contra los árabes", dice Manahel. "Sería demasiado peligroso volver".