Back to top
17.05.2018

RDC: enviamos suministros y a nuestro personal más experimentado para hacer frente al Ébola

Hasta ahora, hay tres casos confirmados, 20 probables y otros 20 sospechosos. Intensificamos nuestra acción en Mabandaka y Bikoro, donde establecimos dos centros de tratamiento de Ébola, con 20 camas cada uno.

-A A +A

El brote de fiebre hemorrágica por el virus del Ébola continúa en la provincia de Ecuador, en República Democrática del Congo (RDC) con un nuevo caso confirmado por laboratorio en la ciudad de Mbandaka. Esta ciudad tiene más de un millón de habitantes y es un puerto muy activo en el río Congo.

Este nuevo caso está relacionado con el epicentro de la epidemia, al este del lago Tumba, y se suma a las 44 personas que han presentado síntomas de fiebre hemorrágica en la región, de las cuales 23 han muerto. En cualquier caso, en estos momentos solo son tres los casos confirmados de Ébola, además de 20 probables y otros 20 sospechosos.

Las autoridades sanitarias nacionales han notificado que 514 personas pueden haber estado en contacto con personas infectadas y se encuentran bajo observación. Para hacer frente a la epidemia y limitar al máximo el riesgo de su propagación, estamos intensificando nuestra respuesta en las zonas afectadas: Mbandaka y Bikoro.

Nuestros equipos de emergencia ya se encuentran en ambos lugares y han establecido una zona de aislamiento con cinco camas en el hospital principal de Mbandaka, y otra con 10 camas en el hospital de Bikoro.

También están instalando dos centros de tratamiento de Ébola en Mbandaka y Bikoro, con 20 camas cada uno.

Expertos en control de infecciones

A partir de ahora, comenzarán a llegar a Mbandaka varias decenas de toneladas de suministros enviados desde Bruselas, entre los que se incluyen kits médicos, material de protección, desinfección y aislamiento (como ropa de protección, guantes y botas), lotes de logística e higiene (lonas de plástico, kits de pulverización de cloro y tratamiento de agua) y medicamentos paliativos (se usan para tratar los síntomas provocados por la fiebre hemorrágica por el virus del Ébola, son por ejemplo analgésicos fuertes).

Entre nuestro personal sobre el terreno se encuentran algunos de nuestros compañeros de terreno más experimentados en Ébola, incluidos personal médico, expertos en control de infecciones y especialistas en logística.

"Este es el noveno brote de fiebre hemorrágica por el virus del Ébola en República Democrática del Congo en los últimos 40 años. Hasta ahora todos han ocurrido en áreas remotas y aisladas, como el que tuvo lugar el año pasado en Likati, y la epidemia no se propagó", explica Henry Gray, nuestro coordinador de emergencias en Mbandaka.

"Con el nuevo caso confirmado en Mbandaka, el contexto ha cambiado y se ha vuelto más grave y preocupante, ya que la enfermedad ahora afecta a un área urbana. Es fundamental rastrear el caso sospechoso para tener una visión más clara de cómo llegó a la ciudad. Estamos trabajando estrechamente con el Ministerio de Salud y otras organizaciones en el terreno para implementar una respuesta coordinada, adaptada y rápida para detener la propagación del virus", detalla.

Además, MSF y nuestro centro para la investigación (Epicentre) se coordinan con el Ministerio de Salud y con la Organización Mundial de la Salud (OMS) en la implementación de la vacuna contra el Ébola VSVDG-ZEBOV-GP como una medida adicional para controlar el brote.

Mientras se ejecuta la estrategia, los pilares de una intervención contra un brote de Ébola (tratamiento temprano y aislamiento de las personas enfermas, detección y seguimiento de los contactos, información y sensibilización a las comunidades sobre la enfermedad, cómo se previene y dónde tienen que acudir para buscar atención, apoyo al sistema de salud y cambio temporal de la conducta cultural en torno a los funerales) deben continuar para detener la propagación de la enfermedad.

Trabajamos en la República Democrática del Congo desde 1981. En la actualidad contamos con proyectos regulares y de emergencia en 20 de las 26 provincias del país, en los que brindamos atención médica a las víctimas de conflictos y violencia, a desplazados y a quienes sufren epidemias o pandemias como fiebre hemorrágica, cólera, sarampión o VIH/sida.