Back to top

Médicos Sin Fronteras en Colombia

Actividades de salud mental de MSF en Colombia

La primera intervención de Médicos Sin Fronteras (MSF) en Colombia fue en 1985 en el departamento del Tolima, donde prestamos asistencia de emergencia a la población afectada por la erupción del volcán Nevado del Ruiz. Posteriormente, intervinimos en el terremoto ocurrido en Cauca, Popayán (1994) y prestamos asistencia médica en los departamentos de Caquetá y Putumayo.

En los últimos 15 años, hemos proporcionado atención en salud primaria, mental, sexual y reproductiva a víctimas del conflicto armado en poblaciones aisladas de 20 departamentos del país. Además, hemos formado a promotores y líderes, fortalecido hospitales y atendido brotes de fiebre amarilla, Chagas, dengue, malaria, leishmaniasis y chikungunya.

Actualmente estamos trabajando en colaboración estrecha con autoridades de salud de Norte de Santander, Arauca y Tumaco, con el fin de apoyar la planificación de las respuestas locales frente a la pandemia de COVID-19. Para ello, se han ampliado los equipos en terreno y reorientado parte de nuestros servicios para responder a la enfermedad.

Estamos participando en los triajes en las consultas externas y apoyando el área de pacientes con síntomas respiratorios del hospital de Tibú. En Tumaco comenzamos actividades medicales y de salud mental en los dos hospitales públicos de la ciudad. En Arauca brindamos asesoría técnica a los hospitales y apoyo en salud mental al personal sanitario. En cada uno de estos lugares también estamos enfocando gran parte de nuestros esfuerzos en actividades de promoción y prevención en pueblos, veredas y barrios a través de distintas estrategias comunitarias y en medios de comunicación.

Así mismo, continuamos el seguimiento a los pacientes con enfermedades crónicas, y hemos mantenido nuestras actividades de salud mental y salud sexual y reproductiva con población venezolana y colombiana sin acceso al sistema de salud, así como atención en urgencias de violencia sexual e interrupción del embarazo.

Médicos Sin Fronteras se financia gracias al aporte de sus 6,3 millones de socios. Esta independencia permite que nosotros decidamos a quién atendemos y cómo, y nuestro único interés es el de las poblaciones a las que asistimos. Todos nuestros servicios son totalmente gratuitos en nuestros proyectos. Ningún miembro de la MSF está autorizado para pedir dinero a cambio de nuestros servicios médicos. Todo el personal porta identificaciones visibles de la organización y que ante cualquier duda o inquietud se pueden comunicar al correo [email protected] o en nuestras redes sociales oficiales.