Back to top
07.03.2019

Aborto no seguro: una emergencia olvidada

El mundo ha logrado avances significativos en cuatro de las cinco causas principales de mortalidad materna. Pero el aborto no seguro, la única causa casi totalmente prevenible, se ha olvidado en gran parte.

Día internacional de la mujer
-A A +A

El aborto no seguro todavía representa al menos una de cada 12 muertes maternas en todo el mundo. Y, en comparación con las reducciones en todas las demás causas directas de muerte materna desde 1990 (sangrado severo, infección severa, trastornos de la presión arterial y parto obstruido), ha habido poca mejora en el impacto negativo del aborto no seguro.

El aborto no seguro es un procedimiento para interrumpir un embarazo no deseado, ya sea por personas que carecen de las habilidades necesarias, o en un entorno carente de estándares médicos mínimos, o ambos, según lo define la Organización Mundial de la Salud. El aborto, sea seguro o no seguro, es un evento común en todo el mundo: aproximadamente uno de cada cuatro embarazos terminó en un aborto provocado durante el período 2010-2014.

Alrededor del 45 por ciento de los abortos en el mundo se consideran no seguros, y más de 22.000 mujeres y niñas mueren cada año después de realizar un aborto no seguro, según el informe del Instituto Guttmacher publicado en 2018.

Cuando una mujer o una niña está decidida a terminar su embarazo, lo hará, independientemente de la seguridad y legalidad del procedimiento. Cuando no se dispone de servicios de aborto seguro, ella arriesgará su vida con un aborto no seguro, a menudo porque la perspectiva de continuar con el embarazo es insoportable.

Alrededor del 97% de los abortos no seguros y las muertes relacionadas se producen en África, América Latina y el sur y el oeste de Asia, todas las regiones donde ofrecemos asistencia médica a las personas más necesitadas.

Mientras tanto, la escala de complicaciones postaborto es enorme, con un estimado de siete millones de mujeres y niñas ingresadas en el hospital cada año por estas razones. Algunas quedarán permanentemente incapacitadas y otras nunca podrán volver a quedar embarazadas. Sin embargo, nunca lo sabremos plenamente, porque hay muchas mujeres y niñas que no se atreven o no pueden acceder a la atención.

El aborto no seguro: una emergencia olvidada

Aborto no seguro: una emergencia médica

En 2017, nuestro personal trató a más de 22.000 pacientes con complicaciones postaborto. En algunos hospitales donde trabajan nuestros equipos, hasta el 30% de las complicaciones obstétricas pueden deberse a un aborto no seguro.

La mujer o la niña puede haber consultado a alguien no calificado o haber intentado abortar ella misma. El historial de abortos no seguros está marcado por métodos peligrosos como: barras afiladas que se insertan a través de la vagina y el cuello uterino hasta el útero; ingerir sustancias tóxicas como el cloro; insertar preparaciones de hierbas en la vagina; e infligir daños como golpear el abdomen. Muchos ni siquiera son efectivos, pero pueden dejar un daño duradero.

"En el quirófano, al examinar a muchas de estas mujeres, encontré marcas de traumas en el cuello uterino, causadas por objetos como palos", explica la doctora Claire Fotheringham, asesora de salud para mujeres de MSF, en su misión en África Occidental.

Para aquellas que usan estos métodos no seguros, las consecuencias potencialmente mortales incluyen hemorragia excesiva, sepsis (infección general grave), envenenamiento, perforación uterina o daño a otros órganos internos. Admitida de manera urgente en el hospital, una mujer puede necesitar una transfusión de sangre, una cirugía de reparación mayor o una histerectomía: extirpación completa e irreversible del útero.

Algunas mujeres pueden acceder a métodos más seguros, como medicamentos en el mercado negro, pero aun así pueden sufrir complicaciones debido a la mala calidad de los medicamentos, la dosificación incorrecta o información inadecuada, o una combinación de estos factores.

En el peor de los casos, a la mujer tratada se le puede haber negado previamente un aborto seguro, solo para reaparecer en la puerta de la muerte debido a uno no seguro. En la República Democrática del Congo, donde el aborto solía estar extremadamente restringido legalmente, el médico del departamento de emergencias, Jean-Paul, sigue conmocionado por su experiencia directa con una niña así. Al negarle atención en el hospital de MSF en el que estaba trabajando, ella regresó en coma y murió poco después.

Aborto no seguro: una emergencia olvidada

Juicio moral y vergüenza

Una mujer puede esperar estar embarazada algún día en el futuro, pero no necesariamente en este momento.

Nuestra experiencia en países como Colombia, Grecia, Mozambique y Sudáfrica, por mencionar solo algunos, ha confirmado la diversidad de mujeres y niñas que enfrentan un embarazo no deseado: casadas y solteras, mujeres con hijos y niñas que aún van a la escuela, mujeres urbanas con educación, mujeres de pueblos rurales.

Algunas han estado usando anticonceptivos que fallaron o se agotaron debido a un suministro interrumpido. Algunas han sido obligadas a embarazarse; o quedaron embarazadas debido a la violencia sexual. Otras han enfrentado dificultades económicas y emocionales, con y sin amigos o apoyo familiar. Algunas se han visto atrapadas en una crisis humanitaria y huyeron para salvar sus vidas.

Puede haber tanta vergüenza y estigma asociados a las circunstancias que crearon el embarazo no deseado como a la contemplación del aborto en sí. Al igual que la joven del barrio de Jean-Paul, esto significa que muchas preguntas deben ser enfrentadas en soledad. ¿A quién me puedo dirigir? ¿Dónde puedo ir por la ayuda? ¿Cuáles son mis opciones? ¿Cuánto costará? ¿Será doloroso lo que me va a pasar? ¿Y si no puedo volver a tener hijos? ¿Qué significará esto para mí y mi familia si las personas se enteran?

"La cabeza me explotaba, pensé «Dios, ¿qué estoy haciendo?»".
Una de nuestras pacientes en Colombia, sobre la difícil decisión que tuvo que enfrentar tras un embarazo no deseado.

La mayoría de las mujeres ya han pensado en sus opciones y han tomado la decisión antes de buscar atención. Algunas mujeres pueden pedir más información antes de decidir. Nuestra función en estas situaciones es escuchar y proporcionar el nivel adecuado de apoyo e información, respetando su decisión sin juzgarla o influenciarla.

La consulta con un profesional capacitado también garantiza que la mujer comprenda los riesgos y beneficios de un aborto, sepa lo que experimentará durante el proceso y tenga la oportunidad de hacer preguntas.

Limitaciones legales al aborto

El hecho de que el aborto todavía esté criminalizado en la mayoría de los países sigue siendo una preocupación. La evidencia es clara de que la cantidad de abortos cambia poco cuando hay restricciones legales. En cambio, donde el aborto es más restringido, es más probable que sea no seguro. Donde el aborto es legal y hay servicios seguros disponibles, las muertes y la discapacidad a causa del aborto se reducen considerablemente.

Alentados por la evidencia, algunos países han reconsiderado sus leyes.

La legislación en la República Democrática del Congo cambió en abril de 2018. Desde entonces, todas las instalaciones médicas tienen la obligación de proporcionar la interrupción del embarazo a las mujeres que han sido víctimas de violación o abuso sexual, o cuya salud física o mental está en riesgo.

Mozambique revisó su postura cuatro años antes, en 2014, permitiendo el aborto sin costo para todas las mujeres en el primer trimestre de gestación, y hasta las 24 semanas en circunstancias especiales en instalaciones médicas aprobadas por profesionales calificados. Aunque una proporción significativa de la población puede permanecer en contra, como ocurre en Mozambique, cuando las leyes lo facilitan pueden provocar un cambio palpable para las mujeres. Este es el caso de Amanda. Ella pudo tener acceso a una opción que era verdaderamente segura.

Barreras en el sistema sanitario

La liberalización y la despenalización del aborto son, por lo tanto, pasos importantes, pero no garantizan la disponibilidad de servicios de aborto seguro. Muchos sistemas de salud responden lentamente, e inconsistentemente, al cambio.

En Mozambique, las normas clínicas para el aborto seguro solo se definieron en 2017. La oposición institucional, la resistencia de los trabajadores de la salud y las brechas de conocimiento de quienes toman decisiones han obstaculizado la implementación, lo que significa que todavía hay muchas mujeres que no saben cómo acceder a los servicios.

En Colombia, hace 12 años se logró una despenalización significativa. Pero en las ciudades portuarias de Buenaventura y Tumaco, nuestros equipos encontraron una ignorancia general sobre el alcance actual de la atención segura del aborto. Los trabajadores de la salud que deberían haber estado preparados para realizar este tipo de atención ni siquiera sabían que era parte de su deber.

Para la mujer o la niña con un embarazo no deseado a veces puede ser muy difícil superar la fuerte resistencia del personal sanitario, que incluso le puede negar la atención.

"Ellos dicen: «Regrese en unas semanas». «Vamos al servicio de psicología para ver si está realmente segura»", cuenta la doctora Alejandrina Camargo, doctora de MSF en Colombia, sobre los obstáculos que interponen algunos proveedores de salud.

Las barreras pueden ser burocráticas. En Atenas, donde ayudamos a los migrantes, solicitantes de asilo y refugiados a acceder a abortos seguros en el sistema de salud pública, las mujeres se unen a una lista de espera durante más de cuatro semanas solo para tener su primera cita. Siguen más citas con más profesionales de la salud, especialmente médicos. Algunos pacientes enfrentan obstáculos adicionales, por no tener su identificación de seguridad social con ellos, o no asistir a una cita sin un traductor.

En Grecia, el límite legal es de 12 semanas de gestación, por lo que las mujeres se enfrentan a una carrera contrarreloj para poder interrumpir su embarazo debido a los numerosos obstáculos en su camino.

Aborto seguro versus aborto clandestino

Simplificando el acceso para pacientes

La interrupción del embarazo es un acto médico seguro y efectivo, que generalmente se realiza con pastillas ("aborto con medicamentos") o una intervención menor bajo anestesia local (aspiración manual al vacío o MVA). Ambos métodos de aborto son menos riesgosos que una inyección de penicilina.

El aborto con medicamentos incluye dos medicamentos, mifepristona y misoprostol, y un total de solo cinco pastillas. A menudo es el método preferido para las mujeres, ya que es menos invasivo y puede iniciarse como paciente ambulatorio y completarse en la privacidad de la propia casa.

Los médicos no son necesarios para proporcionar estos servicios; las matronas y las enfermeras pueden proporcionar abortos en hospitales y centros de salud por igual, siempre y cuando tengan las habilidades.

Aun así, en lugares donde los servicios de salud están extendidos, quienes deben proporcionar los abortos pueden beneficiarse enormemente de un apoyo adicional: más capacitación, apoyo institucional, tutoría y orientación. En Rustenburg, Sudáfrica, este es un componente importante del trabajo del enfermero Kgaladi Mphahlele como gestor del programa de elección de la terminación del embarazo en nombre de MSF. El servicio de salud del distrito se compromete a proporcionar servicios de aborto seguro, pero el personal involucrado puede no estar seguro de los métodos y el protocolo correctos.

Algunos también necesitan apoyo moral ante el juicio y el estigma de sus colegas en el lugar de trabajo. Incluso sabiendo la importancia de este cuidado, otros profesionales todavía tienen que confrontar sus propias actitudes al proporcionar este cuidado, por lo que el apoyo de los compañeros es importante.

Hacer el aborto seguro

La atención del aborto seguro es un paquete de servicios de salud esenciales: control de las complicaciones postaborto, interrupción segura del embarazo y suministro de anticonceptivos. Estos servicios deben ser oportunos, confiables, confidenciales, capacitados y compasivos. Deben ser proporcionados por personas que hayan sido debidamente capacitados.

La anticoncepción y los servicios de aborto seguro van de la mano en la estrategia para reducir los embarazos no deseados, los abortos no seguros y las muertes maternas. Aumentar el acceso a la anticoncepción moderna es un componente esencial para reducir los embarazos no deseados y los subsiguientes abortos o nacimientos no planeados. Sin embargo, la anticoncepción por si sola no es suficiente como solución.

Estamos trabajando con nuestro personal, con las comunidades y los departamentos locales y los ministerios de salud y otros proveedores de atención médica no gubernamentales para mejorar el acceso a los anticonceptivos, la atención posterior al aborto y la interrupción segura del embarazo para las mujeres y las niñas que no tienen acceso a la atención médica o se encuentran atrapadas en crisis humanitarias.

"La mujer tiene la libertad de decidir si quiere ser madre en este momento", afirma Ana Paula de Sousa, partera de MSF en Mozambique, acerca del acceso a servicios de aborto seguro

El embarazo no deseado y el aborto no seguro tienen un grave impacto médico en las mujeres y las niñas en los muchos países de bajos recursos y afectados por conflictos en los que trabajamos. Sus familiares y amigos, cuidadores, incluido nuestro personal, y su comunidad en general también sienten las consecuencias. Y, como organización médica y humanitaria, mantenemos nuestro compromiso de brindar servicios de aborto seguro para reducir este sufrimiento evitable, que a menudo se pasa por alto.

En lugar de un juicio, lo que necesita una mujer es un cuidado de salud que respete la razón por la que se ha presentado; se asegure de que ella puede hablar con un profesional capacitado; y proporcionarle servicios de aborto de alta calidad cuando lo necesite.

 

Pude tener un aborto seguro, pero otras mujeres no (Testimonio)