Back to top
15.09.2022

“Escuchar puede también salvar vidas”: conoce nuestro proyecto en Sila, Chad

Cuando estalla una emergencia, brindamos atención médica rápida y de alta calidad. Pero, ¿qué sucede en una crisis crónica?, ¿cómo podemos trabajar con las comunidades para mejorar la salud a largo plazo? Noor Cornelisson nos cuenta sobre el innovador proyecto piloto que coordina y en el que se está adoptando un nuevo enfoque.

-A A +A

El silencio puede matar

“En 2015 comencé mi primera misión para Médicos Sin Fronteras. Como oficial de asuntos humanitarios, recopilé testimonios de personas que hablaban sobre necesidades médicas y violaciones de derechos humanos en el sur de República Democrática del Congo (RDC).

En República Democrática del Congo, hablamos sobre la violencia contra los civiles y el acceso limitado a la atención médica, especialmente para las mujeres. Aunque no estamos seguros de que las palabras siempre puedan salvar vidas, sí sabemos que el silencio puede matar. Entonces, cuando veamos injusticia, el mundo lo sabrá.

Hablar alto y claro

El mismo motivo me lleva a Chad ahora, siete años después. Como coordinadora de proyectos, dirijo nuestro equipo y soy responsable de nuestro proyecto en Sila.

Esta provincia limita con Darfur, Sudán, y alberga a decenas de miles de refugiados sudaneses y chadianos. Algunas personas han tenido que abandonar sus hogares debido tanto al conflicto como al cambio climático.

Además de la vulnerabilidad que conlleva el desplazamiento, en Sila muchas personas experimentan barreras para acceder a la atención médica, especialmente en las zonas rurales. Aquí, también, hablaremos sobre esta injusticia.

El silencio del desierto

Antes de partir hacia Chad, un filósofo me dijo que el desierto tiene un efecto mágico. Predijo que el espacio y el vacío del desierto agudizarán mis sentidos. "Verás, oirás y olerás con mayor conciencia y precisión".

Llena de anticipación, comencé el viaje. Al llegar a Chad, asimilé el desierto con todos mis sentidos.

Hace calor, un calor sofocante. El polvo me hace cosquillas en la garganta. Mi nariz comienza a sangrar. Los ojos pican. Y es silencioso, realmente silencioso.

Una crisis silenciosa

Lejos de los titulares, Chad atraviesa una crisis en curso desde hace ya décadas. Casi en ningún otro lugar mueren madres y niños en cantidades tan altas a causa de enfermedades prevenibles.

Nuestros equipos brindan atención médica en varios lugares del país. Muchas vidas se salvan gracias a nuestros proyectos en hospitales y clínicas.

Sin embargo, también vemos que, cada vez que la situación mejora y completamos un proyecto, las necesidades vuelven a aumentar rápidamente.

Aunque aquí también hablaremos sobre la injusticia, estamos tratando de hablar un poco menos y escuchar un poco más...

También debemos enfrentar el hecho de que a veces la situación se vuelve peor de lo que era antes de nuestra presencia. Esto se debe a que, por ejemplo, durante nuestra presencia la gente se acostumbra a la atención médica gratuita. Esto no solo cambia los sistemas de atención informales existentes, sino que también cambia el comportamiento de búsqueda de atención médica y el sentido de responsabilidad por la salud de la comunidad.

A petición de las propias comunidades, en colaboración con un equipo de epidemiólogos y antropólogos, hemos dedicado los últimos años a realizar investigaciones para comprender cómo podemos desempeñar un papel más eficaz en esta crisis prolongada. Actualmente estamos incorporando esos hallazgos en nuestro proyecto piloto en Sila.

bigcircle.jpeg

Escuchar más

Honrando el silencio del desierto, se podría decir:

¿Qué sistemas informales de atención ya existen?

¿Cómo nos aseguramos de fortalecerlos de manera duradera en lugar de reemplazarlos temporalmente?

¿Qué significa una buena atención médica para las diferentes comunidades?

¿Cómo creen que podemos hacer una contribución valiosa, sabiendo que nuestra presencia es temporal?

Para nuestros equipos, este es un gran cambio de marcha. Estamos menos en los hospitales, más en las comunidades. Haciendo menos. Escuchando más. Y luego construiremos juntos, como socios iguales.