Back to top
10.11.2022

Nuestro tren sanitario en Ucrania: 2.000 pacientes, muchas historias

Nuestro tren se estableció en marzo para transportar a los pacientes de los hospitales sobrecargados en el este de Ucrania a otros hospitales con más capacidad y más lejos de la línea del frente. Te compartimos los testimonios de algunos de nuestros y nuestras pacientes.

-A A +A

Oleksandr

msb141279_oleksandr_paciente_tren_sanitario_msf.jpg

Paciente del tren sanitario de Médicos Sin Fronteras en Ucrania

Las zapatillas de goma y los recuerdos de una vida pacífica pasada son a menudo las únicas pertenencias de nuestros pacientes a bordo de nuestro tren medicalizado en Ucrania. Abandonan sus hogares por un futuro incierto, mientras intentan escapar de la muerte y las heridas.

Oleksandr es oriundo de Vuhledar, en el este del país, y es uno de los más de 2.000 pacientes que han sido transportados por nuestro tren de evacuación médica. El tren se estableció a finales de marzo, en colaboración con los Ferrocarriles de Ucrania, con el objetivo de transportar a los pacientes de los hospitales sobrecargados en el este de Ucrania a otros hospitales con más capacidad y más lejos de la línea del frente.

Oleksandr viajaba en el tren médico para recibir tratamiento adicional por una pierna herida. Durante algunos bombardeos, él y su familia se refugiaron en un sótano. Después de 20 minutos, parecía que las cosas se habían calmado y decidió salir a tomar aire.

“Dos o tres minutos después, escuché una explosión, no como las anteriores”, dice Oleksandr. “Creo que fue un dron. No tuve tiempo de escapar y mi pierna estaba herida”.

Durante el viaje, nuestro personal médico a bordo colocó un dispositivo que drena el exceso de líquido de su pierna herida.

Un viaje desde las ciudades del oblast de Donetsk hasta Leópolis (Lviv), en el lejano oeste de Ucrania, por ejemplo, lleva más de un día. Para mantener la atención y el apoyo médico de los pacientes, hemos equipado los vagones del tren con monitores cardíacos, ventiladores, máquinas de ultrasonido y otros equipos médicos.

El tren está compuesto por ocho vagones, entre los que se incluyen camas para pacientes (incluidos los que requieren cuidados intensivos) y sus familiares.

Serhiy y Kateryna

msb141287_serhiy.jpg

Uno de los pacientes del tren sanitario de Médicos Sin Fronteras en Ucrania

Serhiy y Kateryna, una pareja casada de Sloviansk, están siendo evacuados a un hospital en Lutsk, en el noroeste de Ucrania. Kateryna tiene cirrosis hepática y no puede recibir ayuda en casa: todos los médicos especialistas se fueron de la ciudad a causa de la guerra.

“Casi todas las farmacias de la ciudad también están cerradas”, nos cuenta Serhiy. “Y los que siguen trabajando tienen una cantidad limitada de medicamentos”.

Vladislav

Aunque hoy en día el tren transporta principalmente a personas mayores, incluidas aquellas que tienen enfermedades crónicas, nuestros equipos también trasladan a niños y niñas.

Vladislav, de 14 años, es de Lyman.  Está siendo evacuado a Leópolis con su madre Julia para recibir tratamiento adicional. Ella nos cuenta que su hijo resultó herido por un proyectil de mortero que golpeó su casa mientras él estaba adentro jugando a videojuegos.

“Mientras Vladislav estaba siendo llevado al hospital, estaba consciente y maldecía, a causa del dolor”, dice Julia. “Se quejaba de dolor en el abdomen y que no podía mover las piernas. Dijo que tenía miedo de no sobrevivir”.

Halyna

msb141286_halyna.jpg

Una de las pacientes del tren sanitario de Médicos Sin Fronteras

Desde finales de marzo hasta finales de octubre de 2022, un tercio de los pacientes que transportamos eran personas mayores o personas con problemas de movilidad, y otro tercio eran pacientes con enfermedades crónicas o problemas médicos. El último tercio eran pacientes traumatizados que necesitan tratamiento adicional.

Entre ellos se encuentra Halyna, de la ciudad de Marhanet, quien trabajaba en una panadería local.

“Durante mi turno, un proyectil explotó cerca de la tienda”, dice Halyna. “Fue una explosión repentina y no recuerdo nada más. Había mucha metralla. Mi brazo derecho estaba herido”.

Después de la cirugía, Halyna planea volver a casa. Dice que su familia le está esperando.

Marharyta

Marharyta tuvo exactamente el mismo sueño. En septiembre tuvo que dejar su casa por una gangrena, su dedo del pie se estaba poniendo negro y también necesitaba cirugía.

“El médico me dijo que me moviera menos. ¿Y cómo puedo moverme menos?” pregunta Marharyta. “Tengo que ir a buscar agua, porque ya no hay agua corriente; Tengo que ir a comprar comida", afirma.

Para el viaje en tren, solo llevó consigo lo necesario: algunas batas de baño, jabón y medicamentos: “Ni siquiera llevé zapatos como tales. Estoy usando pantuflas de goma”.

“Espero volver a casa”, concluye.

msb141285_interior_tren_sanitario.jpg

Interior del tren sanitario de Médicos Sin Fronteras en Ucrania